DIARIOS GRÁFICOS, CUADERNOS DE VIAJE, ILUSTRACIÓN Y MÁS....


DIARIOS GRAFICOS, CUADERNOS DE VIAJE, ILUSTRACION Y MAS.....

También se puede ver aquí mi > P I N T U R A

martes, 18 de diciembre de 2018

Estambul (Istanbul)



Estambul es gigantesca, la ciudad más poblada de Europa, 15 millones de personas que se extienden de forma descomunal a ambos lados del estrecho del Bósforo.


Pescador en el puente de Gálata, La mezquita de Suleimaniye al fondo.





Nos alojamos en el barrio de Fatih, poco frecuentado por los turistas y con muchas casas tradicionales, estrechas y  de dos o tres plantas, cafés de aire alternativo y tranquilo conviven con los negocios de toda la vida.
Fatih fue el barrio de los griegos y también de los judíos así que quedan sinagogas e iglesias ortodoxas como la que se ve en el dibujo y que tiene aire de palacio.
  
Santa María de los Mongoles.
Es la única iglesia bizantina de lo que fue Constantinopla
 que no fue reconvertida en mezquita.







En Estambul los perros y los gatos viven en la calle, y no son pocos, unos 100.000 y 125.000 respectivamente, pero no parecen tener mala vida, el ayuntamiento los tiene controlados sanitariamente y los estambulíes los tratan con afecto y les proporcionan comida e incluso dónde cobijarse los días más inclementes.
Este pachá no se movió ni un momento de la puerta de acceso al embarcadero dónde esperábamos, mientras otro amiguete suyo se nos subía a las piernas poniendo morritos.







Nocturno , la mezquita de Eyüp en el barrio del mismo nombre.
La presencia del Islam resulta ineludible, la llamada a la oración desde los altavoces situados en la multitud de minaretes que pueblan la ciudad, aunque hermosa para el visitante creo que llegará a ser axfisiante para el turco laico, nada menos que cinco veces al día solapándose unas sobre otras en nuestros oídos.
Una mezquita, por dentro, es un espacio realmente hermoso, transmite serenidad y armonía, a ello ayuda el descalzarse y pisar una gigantesca y mullida alfombra roja, podría ser un espléndido modelo para un "lugar de silencio" que necesitaríamos en muchas ciudades, pero claro, en cuanto ves que las mujeres son "invitadas" de inmediato a situarse tras biombos  al fondo de la mezquita , o incluso en otras anodinas dependencias donde no ven más que cuatro paredes, la imagen se deshace.







Hafiz Mustafá 1864, una tetería pastelería con unos dulces que están para morirse.




Máquina de moler café en Koyu Kahve un local de Ortaköy, recién abierto,
con muy buena música y un dueño bien majo.




En el ferry cruzando el Bósforo de noche





Gotzone con el pañuelo a modo de turbante


10 comentarios:

  1. Precioso Joaquín, el del perrillo me ha enamorao ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esther, también es mi favorita.Un beso!!😉

      Eliminar
    2. Bonito trayecto. Yo dibujé otra pastelería donde ponían boza, una bebida que se tomaba con garbanzos, a los que nos invitaron, y que se compraban enfrente. Recuedo que en el barrio donde has estado no dejaban fotografiarse. Estupendos recuerdos te trajiste Joaquín.

      Eliminar
    3. Hola Josia, no he podido evitar buscar en tu blog tus dibujos de Estambul, jeje. Alucinado me he quedado con la cantidad de material que creas en tan pocos días, me leeré tus textos con gusto.
      Veo que fue en 2013, quizà no habrían abierto algunos de los locales alternativos que atraen aquí a los jóvenes. Desde casa veíamos a las chicas con pañuelo hacerse fotos con las pintadas de las paredes.
      Si tienes facebook me gustaría seguir por ahí en contacto contigo.
      Un abrazo!

      Eliminar
    4. Lo siento, no tengo tal cosa. Ya sabes, soy de viaje lento.

      Eliminar